¡Oferta!

Aceite Cañamo-Curcuma-Pimienta Negra

$ 6.000 $ 5.000

Categorías: ,
   

Descripción

La cúrcuma se obtiene del rizoma de la planta Curcuma longa, perteneciente a la misma familia que el jengibre y es un condimento básico de la cocina oriental.

La raíz y el rizoma de la cúrcuma contienen curcumoides y curcuminas, materias colorantes a las que se atribuyen claros efectos antioxidantes y antiinflamatorios. Contienen asimismo un aceite esencial con zingibereno, polisacáridos y sales minerales como hierro y potasio. La curcumina, que no es soluble en agua, sí tiene en cambio una gran capacidad para disolverse en grasas y estimular la secreción de bilis.

Los herboristas occidentales la usan por sus cualidades antiinflamatorias, pero en la India se receta como tónico general y la medicina china la aconseja para trastornos digestivos, sobre todo hepáticos.

La curcumina es un poderoso antioxidante que reduce de manera considerable el daño que los radicales libres hacen a las células y por tanto es útil para prevenir el cáncer.

Sus virtudes antiinflamatorias la convierten en una ayuda contra la artritis, el síndrome de colon irritable o cualquier proceso inflamatorio.

Se ha comparado su poder antiinflamatorio con el de medicamentos tan potentes como la hidrocortisona y la fenilbutazona, pero a diferencia de los fármacos, la cúrcuma carece prácticamente de toxicidad.

Sus propiedades antiinflamatorias la indican para otros problemas de salud, como la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa.

Asimismo favorece la digestión (ayuda ante los gases o la hinchazón), porque estimula la secreción de bilis y favorece el buen funcionamiento del hígado.

Algunos tipos de cáncer se desarrollan tras un tiempo en que los tejidos han estado sometidos al estrés de la inflamación.

En laboratorio se ha observado que la curcumina es capaz de inhibir la multiplicación de células cancerígenas en el cáncer de pulmón.

La Universidad de Texas está investigando su efecto en los cánceres de piel, páncreas y boca.

Además se han descubierto otros efectos fisiológicos que pueden ayudar:

Refuerza el hígado, elevando las tasas de las enzimas que eliminan compuestos tóxicos.

Inhibe la síntesis de proteínas necesarias para que se desarrollen tumores.

Previene el desarrollo de los vasos sanguíneos que los alimentan.

Los estudios epidemiológicos muestran que quienes consumen cúrcuma con frecuencia disfrutan de un riesgo menor de cáncer de mama, próstata, pulmón y colon.

Favorece la circulación

La curcumina resulta asimismo ventajosa para el sistema cardiovascular. También tiene algo que aportar frente a las enfermedades neurodegenerativas y el Alzheimer en especial.

Es un alimento seguro, incluso en dosis altas. No es irritante ni alergénico.

Sin embargo, en caso de trastorno de la vesícula biliar se recomienda no abusar y consultar con el médico.

Tampoco está indicada en dosis altas si se toman medicamentos anticoagulantes, como la warfarina o incluso la aspirina, porque podría potenciar su efecto.